Logo reponsive

Electroterapia en fisioterapia

Electroterapia dirigida a fisioterapeutas y estudiantes de fisioterapia

Tratamiento de puntos gatillo con electroterapia (Trigger points)

Dada la curiosidad planteada por algunos compañeros sobre este tema, veamos en qué consiste.

 Introducción

Los puntos gatillo "seguramente son" las placas motoras de inervación muscular. Se manifiestan activos cuando están sometidas a sobrecarga de inervación debido al alto nivel de actividad neurológica, bien para mantener una contractura muscular o para conseguir un hipertono en músculos atrofiados (existen otras teorías).

Lo cierto es que los puntos gatillo coinciden con los puntos motores de mejor respuesta eléctrica. Se detectan a la palpación como zonas hipertensas, hipersensibles al dolor, inflamadas y, con frecuencia, fibrosadas cuando el proceso se ha cronificado excesivamente.

Reciben el nombre de gatillo por generar dolor reflejo a distancia del punto de presión. Existen mapas de las zonas sobre las que se reflejan las molestias o dolor referido. Dichos mapas son relativamente fiables ya que, en la práctica, el mismo punto puede inducir su manifestación hacia una localización y otras veces para otra. A fin de ponerlos de manifiesto se aplica una presión moderada sobre el punto e inmediatamente aparecerá un aumento de dolor local, que será seguido por la sensación de entumecimiento doloroso sobre su zona de influencia.

Para comprobar lo dicho, vasta con localizar los mismos puntos sobre ambos trapecios en un paciente con problemas de cuello. Observaremos como en el lado en el que el paciente manifieste irradiaciones o radiculalgias, el reflejo doloroso se manifiesta distal (hacia el brazo). El mismo punto del trapecio opuesto, genera su respuesta hacia proximal (sobre el cuello y cabeza). La respuesta del segundo caso se debe a la sobrecarga que soportan los antagonistas a la lesión como actitud de defensa protectora del lado del pinzamiento radicular. Lo expuesto, lo podemos hacer extensivo a otras zonas, como pueden ser los escalenos.

Dependiendo de la agudeza de la lesión, podemos hallar tres niveles de respuesta:

  1. Dolor intenso que tiende a aumentar y a agravar el proceso.
  2. Dolor intenso durante todo el tiempo de la presión mantenida sin manifestar disminución.
  3. Dolor en oleada que aumenta pero que al cabo de unos segundos decrece generando alivio y relajación del músculo afecto.

Dependiendo de la situación que nos encontremos, debemos insistir o no en el tratamiento. En el primer caso estará contraindicado. En el segundo nos daremos cuenta de que con la técnica conseguiremos poco. El tercero será el más adecuado e indicado, ofreciendo buenos resultados; situación típica de los procesos crónicos.

Estos tres niveles de manifestación sintomatológica poseen valor diagnóstico.

La técnica habitual de tratamiento consiste en aplicar una presión fija y mantenida (se dice que unos 90 segundos) pero realmente se mantiene la presión hasta que sintamos bajo nuestros dedos la disminución de la tensión muscular, normalmente consecutiva y posterior a la reducción del dolor puntual y referido.

Podríamos discutir ahora si el efecto se le atribuye a la isquémica causada por la presión o a la interferencia sobre la inervación en el circuito alfa gamma de servocontrol del tono muscular. Personalmente, me inclino por el segundo, pues podemos alcanzar resultados semejantes con presión, estimulación eléctrica, frío, láser de diodo mediante cabezal o puntal, cabezal de ultrasonidos.

Recomiendo un experimento:

Aquellos fisioterapeutas que gustáis de tratar los puntos gatillo con láser puntual mediante el cabezal o puntero, haced lo mismo pero con el aparato sin emitir energía. Observareis resultados curiosos y os preguntareis sobre los efectos del láser.

Punto gatillo con láser
Tratamiento de puntos fatillo con láser

 Tratamiento de los puntos gatillo con electroterapia

Si centramos el tema en electroterapia de baja y media frecuencia, necesitamos un electrodo puntual que nos permita situarnos sobre el punto a tratar con precisión. Podemos hacerlo con un electrodo puntual o con el cabezal de ultrasonidos en aplicación de terapia combinada.

Electrodo puntual
Tratamiento de puntos gatillo con electrodo puntual
Cabezal de US
Tratamiento de puntos gatillo con cabezal de US

El electrodo puntual presenta la desventaja del mal desplazamiento por la piel y la ventaja de conectar eléctricamente de forma más adecuada.

El cabezal de ultrasonidos ofrece mejores resultados para el desplazamiento y suave localización del punto a tratar, pero el contacto directo de la piel con el metal nos condiciona a emplear corrientes sin componente galvánico y regular la intensidad eléctrica con cuidado. El cabezal de ultrasonidos nos permite localizar mejor la zona, dado que permite una percepción palpatoria del terapeuta, es decir, se convierte mejor en una prolongación de nuestra mano.

Una vez localizado el punto, mantenemos cierta presión semejante a la manual o menos, aplicamos la corriente con fuerte estímulo sensitivo e intensidad que inicie la respuesta motora (solamente inicie). Esperamos alrededor de un minuto. Cuando notemos que desaparece la respuesta y el músculo elonga por si solo, elevamos de nuevo la intensidad hasta provocar otra vez la respuesta motora.  Con dos o tres retoques de intensidad después de relajar y elongar, notaremos la distensión de la zona y el paciente se manifiesta liberado. En cuatro o cinco minutos conseguimos un efecto llamativo y persistente.

 Corrientes utilizadas

Se trata de conseguir un fuerte estímulo sensitivo que interfiera y altere las vías de inervación que se mantienen hiperexcitadas a modo de círculo vicioso. Podemos aplicar baja frecuencia o media frecuencia.

El estímulo será predominantemente sensitivo sin componente galvánico. La baja frecuencia mantiene mejor el estímulo sensitivo, pero es menos tolerable para el paciente que la media frecuencia.

En baja, usaremos frecuencias comprendidas entre 80 y 150 Hz con pulsos cuadrangulares de 0,1 a 0,5 ms (mejor bifásicos) en frecuencia fija hasta que retiremos el electrodo o cabezal de US. En caso de corrientes monofásicas, el (-) sobre el punto gatillo.

En media frecuencia, (con aplicación bipolar), podemos regular el equipo para generar modulaciones en frecuencia fija entre 80 y 150 Hz o barridos que oscilen entre las indicadas. En lugar de portadora de 4000 Hz, sería mejor aplicar una portadora de 2000 ó 2500 Hz y modulaciones cuadrangulares en lugar de sinusoidales. (Ver corriente de Kots).

Personalmente prefiero la baja frecuencia. Recomiendo probar vibraciones musculares con el electrodo en el punto gatillo, buscando la frecuencia que mejor acepte el paciente (regulando entre 2 y 6 Hz). Así mismo, sugiero aplicación de la portadora de media frecuencia sin modulaciones, ajustada entre 4000 y 6000 Hz, a fin de conseguir un efecto de pseudoanestesia.

No olvidemos que la presión del cabezal o del electrodo puntual es importante y también contribuye a conseguir el objetivo pretendido. Debemos disociar ambos componentes. Además, la aplicación de terapia ultrasónica puede ayudar. (Ver dosis de ultrasonidos).

La forma más eficaz de tratar los puntos gatillo se aprecia en el siguiente vídeo, utilizando unos guantes conductores y usando el tacto (a través de los guantes) para localizarlos y presionarlos.

Tratamiento de puntos gatillo con guantes conductores



Esta WEB no posee cookies, salvo los cookies técnicos procedentes de YouTube en las páginas que contengan vídeos. Para controlar los cookies basta con instalar la extensión FIREBUG en Mozilla Firefox a fin de mostrar los cookies de cada página.