Logo reponsive

Electroterapia en fisioterapia

Electroterapia dirigida a fisioterapeutas y estudiantes de fisioterapia

Infrarrojos tipo [A] y su dosificación

En electroterapia aplicamos una técnica de "termoterapia superficial" basada en calor irradiado desde lámparas emisoras de infrarrojos tipo [A]. Esta técnica requiere de perfeccionamiento en los sistemas de dosificación, los cuales hasta ahora se aplican excesivamente de forma empírica.

Infrarrojos (I.R.A.)

La técnica de aplicación de Infrarrojos (I.R.A.), normalmente se practica con lámparas que emiten en un amplio espectro electromagnético, pero que su mayor potencia se centra en los infrarrojos de tipo A, es decir, próximos al rojo visible. Luego, cuando nos refiramos a la aplicación de infrarrojos estándar (no en metodología láser) debemos concretar en los de tipo A o térmicos.

Son muy típicas las lámparas de color rojo fabricadas por las casas del ramo. Pero llama la atención que disponemos de dos modelos: una con consumo de 250 W poco focalizada y otra de 150 W con una lente de Fresnel para focalizar el haz de emisión.

La segunda es muy interesante por su poco consumo, mejor focalización y la regularidad en el reparto de potencia por la zona tratada. Eso sí, requiere mayor distancia al paciente para evitar quemaduras.

Lámpara de IR de 250 W
Lámpara de IR de 250 W normal
Lámpara de IR de 150 W
Lámpara de IR de 150 W con lente de Fresnel


 La banda de emisión de estas lámparas se localiza (según el siguiente cuadro) alrededor de los 1000 nanómetros (nm). Plenamente dentro del espectro de los IR-A.

Espectro de IR
Electroestimulador de baja frecuencia


 Dosis

El sistema de dosificación sufre grandes imperfecciones por causa del empirismo empleado en los tratamientos. El método habitual se basa en situar al paciente bajo la lámpara a una distancia en la que siente calor agradable (no sofocante ni quemante) durante unos 10 - 15 - 20 minutos (según preferencias del fisioterapeuta). Esto sin entrar en más consideraciones.

Pero hay quien sí se plantea ciertos detalles o limitaciones para dar por finalizada la sesión, tales cómo: que el paciente se sienta incómodo, cuando inicia la sudoración, o que la percepción térmica se convierta en sofocante.

No obstante, es insuficiente y debemos pensar en medir de alguna forma la energía que recibe el paciente en cada unidad de superficie durante toda la sesión. Ver capítulo de infrarrojos en el libro ELECTROTERAPIA EN FISIOTERAPIA.

Propuesta de dosificación de infrarrojos evitando métodos empíricos



En el vídeo se plante una sesión muy habitual con valores frecuentes de energía recibida y de tiempo de aplicación habitual. También se plantea un sistema de dosificación más evolucionado y preciso. Ahora las preguntas que proceden son:

1.ª--¿Son pocos, suficientes o excesivos los 45 J/cm2

2.ª--¿No será más lógico que primero decidamos los J/cm2 y después adaptemos otras circunstancias de la aplicación?.

 Penetración

Se polemiza a cerca de la penetración de los infrarrojos en los tejidos a través de la piel. Algunos autores consideran que se puede alcanzar 0,5 cm de profundidad mientras que otros llegan hasta 2,5 ó 3 cm. En realidad depende mucho de la potencia recibida en la piel, ya que, a más potencia mayor penetración; influyendo así mismo el grosor y tipo de piel.

A título de ejemplo experimental, si situamos un emisor de infrarrojos de tipo láser con 15 milivatios (mW) de potencia media en la palma de una mano masculina, grosor medio, y un detector de infrarrojos en el dorso de la mano (buscando espacios interóseos) éste se activa. Luego, podrán penetrar más de lo se comenta.

Pero una cosa es la penetración de las radiaciones emitidas por la lámpara de forma instantánea y otra es la penetración del calor que generan los rayos IR-A. El calor generado en los primeros instantes de la sesión es superficial, pero avanzando la sesión, se calienta la primera capa y se trasmite a la segunda, de manera que en una sesión larga, la penetración térmica es considerable. Este es el llamado efecto de "cascada". Conviene diferenciar los dos conceptos.

Los infrarrojos de las lámparas estándar son más potentes que muchos láseres de IR, pues la potencia recibida en piel alcanza una media de 50 a 100 mW/cm2. No importa tanto la potencia o la penetración como el calor que realmente se acumula durante el tiempo de sesión, de forma que, aunque su generación sea muy superficial, el acúmulo térmico puede alcanzar la profundidad.

 El pirón

Intentando resolver las deficiencias en la dosificación se propuso el uso del "pirón" como unidad de medida para dosificar. El pirón equivale a una caloría aplicada sobre un centímetro cuadrado de la piel durante un minuto. Se recomendaba entre 0,5 y 2 pirones por minuto dependiendo de los procesos agudos o crónicos. El tiempo se establecía entre 10 y 20 minutos.

El pirón es un sistema de medida complejo y que usa parámetros estándar de SIM, lo estandarizado en la actualidad se apoya en la simple ley de Joule aplicada directamente. Veamos:

Supongamos que pretendemos aplicar 50 J/cm2 con una potencia de 100 mW/cm2

T = J/cm2 / W/cm2 = 50 / 0,1 = 500 segundos (8,3 minutos)

¿Cuántos pirones?

50 J/cm2 · 0,24 = 12 calorías

12 · 8,3 = 99,6 pirones

Recomiendo la lectura del capítulo referente a INFRARROJOS en el libro ELECTROTERAPIA EN FISIOTERAPIA, donde se plantean polémica, dudas, sistemas de dosificación y posible construcción de un equipo para terapia por infrarrojos.

 Aplicación con osteosíntesis metálicas superficiales

Clásicamente se ha considerado que la aplicación de infrarrojos no está contraindicada con osteosíntesis metálicas. No obstante, si la temperatura alcanzada por los tejidos es termorregulada suficientemente, no se deben plantear problemas a primera vista, pues si el calor alcanza directamente al metal, dado que es buen conductor del calor, tenderá a acumularlo en exceso, provocando un aumento de la temperatura excesivo en los tejidos que contactan con el metal (que no supere el metal los 41 ºC). Este tema requiere de la adecuada experimentación.

En caso de plantearse dudas ante la aplicación de infrarrojos con osteosíntesis superficiales, también deberíamos recomendar al paciente que no tome el sol durante el verano en la playa, piscinas, etcétera.

No debemos olvidar que si una aplicación de infrarrojos la damos por finalizada cuando el paciente inicia la sudoración, podemos considerar que el proceso de termo rregulación ha sido suficiente como para impedir el acúmulo de calor dañino para las células y tejidos. Otra solución para evitar posibles riesgos la encontramos con una aplicación de poca potencia (lámpara a más distanciada) y mayor tiempo de sesión.

Vídeo sobre absorción de energía (infrarrojos)



Esta WEB no posee cookies, salvo los cookies técnicos procedentes de YouTube en las páginas que contengan vídeos. Para controlar los cookies basta con instalar la extensión FIREBUG en Mozilla Firefox a fin de mostrar los cookies de cada página.